Spain of the Dead, (c) Gabriel Cordero Huertas / Dr. Worst

Spain of the Dead, (c) Gabriel Cordero Huertas / Dr. Worst
Con todo el cariño al equipo de rodaje de Juan de los Muertos

sábado, 24 de diciembre de 2016

Feliz Nulidad

Feliz Nulidad y paz en la Tierra a todos los hombres de buena voluntad y mente vacía, que son los únicos que pueden aspirar a tenerla.

viernes, 16 de diciembre de 2016

DICEN QUE TRABAJÓ MAS POR EL GRUPO SOCIALISTA EUROPEO QUE POR EUROPA, SE EQUIVOCAN, SÓLO TRABAJÓ POR ALEMANIA

Tributo a Lubitsch "Ser o no ser", película a veces inteligente, siempre hilarante. Nuestro desprecio a la política que representa este hombre y al soporte que lleva detrás.

martes, 8 de noviembre de 2016

SEAMOS PRAGMÁTICOS: ¿CLINTON O TRUMP?




A priori la respuesta parece sencilla para la mayoría, es difícil no decantarse por Clinton sin temer hacer el ridículo o sufrir alguna amenaza, pero ¿son las cosas tan sencillas? La campaña electoral estadounidense es un circo, lo ha demostrado una vez más, y los mensajes suelen estar bastante faltos de contenido ... especialmente los de la Sra. Clinton, que no dice nada que no se espere que diga, que oculta cosas y a la que se ha pillado mintiendo ya en más de una ocasión (reconociendo en privado que hará lo contrario a lo que dice en público). Tuvo como bochornoso ejemplo a seguir a su marido. Trump en cambio es un bocazas, habla demasiado, piensa demasiado poco lo que va a decir y es espontáneo hasta el espasmo. Esto no quiere decir ni mucho menos que todo lo que diga constituya su verdad ideológica (lo que cree que es la verdad) ni mucho menos, pero da una imagen más próxima lo que realmente es y representa, mientras que Clinton no puede dejar de parecer una farsante. Por ese mismo motivo se alinean con Trump muchas «celebrities» que tanto peso tienen en la política estadounidense (me gustaría pensar que no pasa lo mismo en España, pero por desgracia, aunque a otro nivel, no es así).

A Trump le acompaña el esperpento, eso sí, mientras que a su rival se regodea en el maquiavelismo ¿Cuál de los dos es más peligroso? Porque cuando se trata de Estados Unidos, hablemos claro, no se trata de hablar de quién será nuestro mejor aliado, ni nuestro «amigo», se trata de dilucidar quién será menos peligroso para la paz y la estabilidad mundial y quién menos nocivo. Seamos pragmáticos, lo que ocurra dentro de las fronteras de Estados Unidos debería importarnos un bledo, lo que desde Europa, que es un objetivo estratégico para las diversas administraciones USA, debería importar es quién es menos peligroso, quién tendrá menos capacidad o pretensión de infiltración, y quién no operará mediante avanzadillas britanas o germanas, desestabilizando todo el continente con la única pretensión quizás de mermar la capacidad rusa, aunque sus estúpidos amigos y «aliados» de este lado, especialmente los alemanes no se den cuenta de lo que están haciendo, hasta que tarde, quizás demasiado tarde vuelvan a reaccionar repitiendo su pasado.

A Trump le acompaña el esperpento, si, pero, ¿no es un esperpento toda la política estadounidense? Analicemos siquiera someramente algunos elementos.

La insoportable vacuidad de la campaña




La campaña electoral estadounidense (comprobará el lector que me cuido muy mucho de decir «norteamericana» y menos aún «americana», ya está bien de alimentar el ego de estos que se creen los únicos americanos , cuando no «civilizados del mundo) está marcada por la más absoluta vacuidad de contenidos ¿quién dice más y quién menos? ¿quién dice algo?



  1. Clinton, salvo apelar al voto femenino que habría de indignarse con el machismo de Trump, al voto latino por cuestiones tan sencillas como viscerales y a su supuesta «madurez» como político (como persona está clara) frente a la pretendida incapacidad de Trump , apenas ha dicho nada ... ¿recortará los derechos al uso de armas? ¿tiene alguna idea en concreto para acabar con la brutalidad policial? ¿tan liberal que es podrá o pretende siquiera hacer algo contra la pena de muerte ? ¿hará algo para reformar el sistema de justicia estadounidense, que eso si que es esperpento como para tener pesadillas? ¿Conseguirá lo que no ha conseguido su antecesor negro, que la caza de negros deje de ser deporte nacional? ¿Se sabe algo de su política económica? ¿ se sabe algo de que hará con el sistema, por llamarlo de alguna manera de seguridad social de USA? ¿acabará con los salarios que no permiten salir de la pobreza extrema aún a quién tiene trabajo (no olvidemos que Estados Unidos tiene un índice bajísimo de paro, pero un altísimo de indigencia y pobreza extrema, el trabajo no basta para vivir)?
  2. Trump en cambio si ha hecho unos esbozos , que aún siendo sólo esbozos , son claros. Habrá que desarrollarlos, pues son como «proyectos empresariales» después vendrán los equipos de «experto» seleccionados para realizar el trabajo. Esto no es muy distinto a lo que pasa en otros lugares del mundo. Se podrán o no compartir sus políticas, pero al menos de él sabemos algo:
    1. Sabemos que es contrario al multiculturalismo. ¿Esto es bueno o malo? Pregúntenle a Huntington, si, ya sabemos que es tan ·«indeseable» como Trump ... pero la mayoría de las críticas que se hacen a su «Choque de Civilizaciones» , especialmente las que vienen de Iberoamérica y del «buenismo» europeo son tan naif, que en el país de los memos parece un genio. Pregúntenle a Walzer, en el polo opuesto, cuyo tratado sobre la tolerancia es muy respetado (incluso en Europa, donde la filosofía estadounidense, más allá del pragmatismo, si es que existe tal cosa en sentido estricto, se nos antoja habitualmente un tanto infantil). Pregúntenle al gobierno belga, ejemplo mundial de multiculturalismo e «integración», que ha convertido algunos de los bajos de bruselas en campos libres para tiro y ha hecho florecer dentro todo el el terrorismo islámico de Europa (o al menos el que ha resultado más efectivo hasta la fecha) . Pregúntenle a franceses y alemanes, que si siguen teniendo gobiernos tan alejados de las inquietudes de su población, van a acabar aupando un nuevo fascismo a la cúspide del Estado, como reacción. Pregúntenle a los griegos, como amo ese país, y como me gustan sus calles, gente y monumentos, y como no puedo dejar de sentir desde hace una década la desazón de ver como están siendo invadidos otra vez por el imperio otomano, porque lo que se ve en las plazas de Atenas (i.e. Sintagma) en los parques, ante el propio museo ... es una invasión, llámese como se quiera, pero es una invasión. Como si no fuese suficiente con la pérdida de los territorios históricos, de la invasión turca de Chipre y de la absoluta incapacidad de la Unión Europea, que no teniendo bastante prefiere al otomano como aliado. El multiculturalismo está agotado, es una manifestación tardía del liberalismo que pretende hacerlo extensivo más allá del paradigma para el que este fue teorizado (Locke), es decir de un occidente de raíces cristianas, donde se busca la tolerancia para acabar con las guerras de religión, pero guerras europeas. La capacidad para asimilar culturas decae cuando las diferencias son extremas. El multiculturalismo es también fruto en las ciencias sociales de la antropología particularista (Boas) y todo eses sistema se alimentó y propagó, únicamente para poner freno a las ideologías materialistas que pudiesen entroncar con corrientes de pensamiento marxista. Esas ideologías ya no son útiles ni para os fines espureos para los que se concibieron, y se están mostrando peligrosas.
    2. Sabemos que defiende un sistema económico capitalista de empresa que no es totalmente liberal. Y no lo es porque defiende ciertas protecciones para los trabajadores a las que no se atreverían a apoyar los «demócratas» a pesar de que a Obama lo han tildado desde el bando «republicano» de «comunista» . Alguna de estas medidas sociales, son precisamente la fuente fundamental del rechazo que inspira a miembros de su propio partido (aunque se pretenda otra cosa). Todo se juega con y por el dólar. La política, en este sentido, de Trump tiende a ser un tanto paternalista, y el obrero aunque sigue siendo un obrero, como pasaba en el Estado Fascista Italiano, da la impresión por los comentarios que ha ido haciendo de que se vería como allí favorecido, frente al Estado sencillamente neoliberal, para el que es poco más que capital (llámese humano») . Sería demasiado complejo analizar en esta breves líneas el contenido de las propuestas difusas. Pero una de las cosas que promete Trump es un empleo industrial de mayor calidad, que permita mantener una vida digna a quién lo tenga. Para los demócratas hoy en día, defender algo que no sea una libertad contractual casi absoluta para el empleador, es un anatema ¿quién está en este aspecto más a la izquierda y más a la derecha?
    3. Sabemos que quiere poner freno a la inmigración ilegal . ¿Hay algún gobierno estadounidense que no lo haya pretendido? Y ¿Hay algún gobierno Europeo que no le pretenda? Salvo buenismos ingenuos, seamos de Walzer (liberal) o de Huntington (ultraconservador) la capacidad desestabilizadora de una inmigración masiva es evidente. Estados Unidos aún no ha sido capaz ni de asimilar la diversidad étnica constitutiva en su momento fundacional. De una forma o de otra los movimientos libres de persona y su capacidad de asentamiento se han de limitar, esto habrá quién lo diga y quién no m pero todos lo harán. Trump habla de muros y expulsiones de «ilegales», lo cierto es que las expulsiones se hacen ya, y lo que también se hace ya es disparar en la frontera contra los mexicanos , lo hace la policía, y no es que quede impune, es que es legal, ¿por qué nos llevamos las manos a la cabeza cuando nos hablan de un muro? ¿es más humano el plomo de las balas? Personalmente creo que Estados Unidos está recibiendo lo que «merece» por razones históricas, invadieron y se apropiaron de gran parte de México, ahora, de otra manera la invasión es contraria. Muy pronto Estados Unidos va a dejar de ser un país de origen anglosajón para serlo de origen iberoamericano, pero esa es otra cuestión.
  3. La campaña electoral es un «reality show» más que se nutre del escándalo: Hemos dicho que la política estadounidense es un esperpento y lo es por muchos aspectos:
    1. Un muy honorable presidente de USA, puede perder toda su honorabilidad porque l gusta mantener relaciones sexuales con mujeres, como le pasó a Clinton. Sin embargo da igual que se apoyen guerras de exterminio, que se invadan países soberanos, que se desestabilice todo oriente medio para robar un poco de petróleo y de paso dar lugar al nacimiento del «Estado Islámico», etc.
    2. A Trump se le pretende deslegitimar por sus comentarios o lenguaje malsonante, lenguaje que además no se ha proferido en actos públicos sino en principio en privado ... ¿quién de nosotros no ha dicho alguna vez algo que le avergonzaría en público? Sobre todo tratándose de sexo, ¿quién no ha ido alguna vez «demasiado lejos»? ¿Tiene alguna importancia eso frente a la guerra en Europa que los demócratas están empecinados en alentar, con tal de socavar el poder de su enemigo Rusia?
  4. La campaña en definitiva se fundamenta en el insulto y la descalificación personal. Mientras que se obvian las cosas importantes.


Estados Unidos no es un país ilustrado: La religión.




Este es otro aspecto que marca diferencias entre Estados Unidos y Europa, ya clásico en comentarios, textos filosóficos, sociales y chistes de todo tipo. El «moderno» Estados Unidos, tiene un sistema de gobierno que podría denominarse «Teocracia Representativa». En esto los dos candidatos no difieren mucho. Cuando los demócratas tachan de conservadores a los republicanos, no pueden sino revolcarse una vez más en el ridículo, así tenemos que mientras Trump se apoya en las Iglesias Evangélicas, Clinton lo hace en las Baptistas. Una vez mas ... ¿cuál es la diferencia?

La política internacional




Este es el aspecto fundamental que a los europeos nos debería interesar. Trump dice de Clinton que si se la deja gobernar será capaz de provocar una guerra en Europa contra Rusia. Esto no es descabellado, las provocaciones contra Rusia no han parado desde que se disolvió la URSS, han sido sistemáticas y hasta un medio para evaluar la capacidad del gigante europeo-oriental. Las alarmas han saltado cuando esta nación, que no es un problema para Europa, y que debería ser nuestro aliado natural (y rectifiquemos ¿acaso Rusia no es Europa?) ha dado las primeras muestras de que se acabó el jugar. La política estadounidense, alentada en Europa por sus estúpidos aliados alemanes, y los maliciosos de otros sitios (especialmente británicos), ha dado como resultado una guerra fría artificial y una desestabilización de Oriente Medio, que produce terroristas que operan en territorio europeo. Estados Unidos está convirtiendo Europa en un campo de batalla donde se libran las guerras por sus propios intereses, con peones europeos. Como ya antes la convirtió en un campo de pruebas para sus teorías económicas y sociales La insensatez absoluta de Europa, que ha colocado a Kosovo, teocracia islamista de fundación terrorista como Estado soberano en el centro de Europa, y que pretende reproducir en Siria, ahí al lado, lo que ya se ha hecho antes en Irak, excede de la más malsana de las esquizofrenias. Solo la locura o la maldad extremas pueden apoyar estas insensateces. Trump es el único capaz de hacer autocrítica sobre esto. Clinton ha prometido en cambio aumentar la presión sobre Rusia y utilizar a la OTAN para provocarla, es decir utilizar a los imbéciles Estados europeos, que si tuvieran mandatarios con dos dedos de frente saldrían todos por patas de la Alianza Atlántica, organización militar que no tiene más fin que perpetuar el poder de USA sobre Europa y hacer de Turquía, precisamente para erosionar aún más la capacidad de Europa, un enemigo inviolable, a la vez que procurar el enfrentamiento continuo con quien debería ser nuestro aliado natural Rusia, que es nuestro vecino y quién nunca nos ha dado problemas, precisamente. Trump, por contra, en este aspecto es un pequeño Stalin, pretende concentrarse en su país de puertas (o muros) adentro, y no le preocupa mucho adentrarse más allá, salvo en un estrecho cinturón de seguridad que permita a los «americanos» sentirse a salvo.


Conclusión




Atendiendo a lo que se puede esperar de ambos candidatos, sin duda el menos peligroso para Europa (y presumiblemente para el resto del mundo) es Donald Trump, y también el único que no alberga pretensiones de manipular Europa para dirigir una guerra contra Rusia. En cambio Clinton sólo propone en este aspecto mano dura, es decir tensar las relaciones con nuestro gigante vecino. Propone igualmente continuar sus chanzas en Oriente, al más puro estilo invasión de Irak, ¿qué la separa entonces de aquellos republicanos que lo iniciaron todo? Si somos pragmáticos, como los estadounidenses lo son, y no nos preocupamos de lo que pase de puertas adentro en USA, y sin que esté tampoco claro que a los estadounidenses les vaya a ir mejor con un candidato u otro, todo apunta a que deberíamos preferir a Trump.


Mi apuesta personal: quizás gane Trump, ¿por qué? Porque lo tiene todo en contra, es el «antisistema» actual en USA y el hecho de que se reconozca que está tan cerca de Clinton, teniendo en cuenta que los medios tergiversarán la información para tratar de influir sobre el resultado, podría indicar que sus expectativas son mayores que las que dan a conocer los mass media. Es decir, se le sitúa demasiado cerca del éxito, si descontamos la propaganda y exageraciones en su contra ... da la impresión de que podría estar no sólo cerca. Lo veremos en horas.

Supertrump, nuevo disco «Breakfasting America» ya a la venta


sábado, 29 de octubre de 2016

El Payaso Diabólico llega al Congreso de los Diputados

Demos las gracias, y el premio Nóbel de la paz, y el Goya y el Óscar, a todos los que han colaborado para hacer esta pesadilla una realidad.